7 tips para evitar que tus hijos abusen de los videojuegos

 Por: Ser Padres

image for 7 <i>tips</i> para evitar que tus hijos abusen de los videojuegos

Discutir con nuestros hijos para que dejen por un rato los videojuegos o dediquen tiempo a otras actividades se ha convertido en rutina diaria en muchas casas. No solo tienen muchas dificultades para controlar el tiempo que dedican a este hobby, sino que frecuentemente deriva en berrinches y pataletas. Y, en algunas ocasiones, nuestros hijos responden de manera agresiva.

Palo Alto Medical Foundation ha recopilado una serie de datos preocupantes, como por ejemplo, que los jóvenes dedican cerca de 7 horas y media a entretenimiento audiovisual (TV, ordenador, videojuegos…); o que existe una relación entre jugar a videojuegos y el desarrollo de comportamientos violentos. Asimismo, CNN México se hizo eco de un estudio publicado por Pediatrics, que afirma que los niños que dedican más de 2 horas diarias a la PlayStation y demás tienen 67% más de posibilidades de desarrollar problemas de atención.

A continuación, te damos 7 estrategias para que puedas limitar el tiempo que tus hijos dedican a los videojuegos:

  1. Déjale jugar durante una semana y anota las horas que dedica. Al final de la semana siéntate con él, y hazle saber de manera sencilla y directa las horas que ha perdido, y que podría haber dedidaco a otra actividad.
  2. Establece un horario y reglas. Repítelas siempre antes de que empiece a jugar. Por ejemplo, pacta que pueda jugar 30 minutos cada día, siempre y cuando haya terminado los deberes.
  3. Hacer que entiendan las expectativas. Si no cumple lo establecido, dale una advertencia y explique qué le sucederá si continúa actuando así. Por ejemplo, si se niega a apagar la PlayStation, dile: “Si no está apagada en 30 segundos, perderás el privilegio de jugar mañana”.
  4. Propón alternativas. Lleva a tu hijo y sus amigos a realizar actividades al aire libre. Es una opción que le hará la competencia a pasar la tarde en casa frente al ordenador y estimulará sus habilidades socialización, que disminuyen con el uso abusivo de la consola.
  5. Dile a tu hijo que te enseñe un videojuego y juega con él. De esta manera, conocerás más sobre la actitud que tiene cuando juega: si es tranquilo, si es competitivo, si es agresivo, si se lo toma realmente en serio… Así podrás detectar a tiempo si tu pequeño tiene un problema serio, como no poder distinguir entre realidad y ficción. Por otro lado, tu hijo escuchará más lo que tengas que decir acerca de la Xbox.
  6. Quítale su videojuego más preciado. Averigüe cuál es su videojuego favorito (probablemente Minecraft) y dile que si juega más de lo acordado, se lo vas a quitar. Deberás indicar por cuánto tiempo se lo quitarás, sea por unos minutos o una hora. Esto puede funcionar bien con niños pequeños.
  7. Presta atención a la clasificación del juego y a la descripción de contenidos. No compres ni permitas que tu hijo se entretenga con un juego clasificado para niños más mayores o cuyo contenido haya sido categorizado como violento.

Finalmente, siempre elogie el buen comportamiento para animarlo a que lo repita.

Por qué no debes hacerle los deberes a tu hijo

Por: eresmama

Realizar las tareas escolares de los hijos ni aumenta su capacidad de trabajo ni su disciplina, además les impide aprender algo nuevo. Te explicamos por qué no debes hacer los deberes a tu hijo. No te lo pierdas.

Los deberes forman parte del aprendizaje

Hacer los deberes es una labor y una responsabilidad de los hijos. Pero los padres también cumplen un papel, que es el de apoyar para que los chicos cumplan las tareas, y sobre todo resolver todas sus dudas. Esto no significa hacerles los deberes.

El aprendizaje consiste en un conjunto de materiales y herramientas que uno puede manejar y manipular

-Seymour Papert-

Los padres pueden ayudar mucho a sus hijos en los deberes, estableciendo que los deberes son una prioridad fundamental, y ayudándoles a desarrollar buenos hábitos de estudio.

Los deberes refuerzan los aprendizajes de clase:

  • Ayuda a crear hábito de estudio
  • Superación diaria
  • Autodisciplina
  • Reforzar la concentración
  • Cumplir pequeños retos cada día
  • Leer y seguir intrucciones de forma independiente
  • Distribuir y gestionar su tiempo
  • Desarrollar el sentido de responsabilidad
  • Aprenden una ética en el trabajo
  • Satisfacción por el trabajo realizado
  • Mejorar la memoria

deberes1

Por qué no debes hacerle los deberes a tu hijo

Hacer las tareas escolares por los niños es uno de los errores más comunes de los padres, al hacer los deberes con los hijos. Los padres que se implican en la educación de sus hijos comparten el momento de hacer los deberes juntos, pero involucrarse no significa hacer la tarea por ellos.

Se pueden dar sugerencias para orientar a nuestros hijos, pero nada más. Los niños que se acostumbran a que los padres les acaben haciendo los deberes se sentirán cada vez más inseguros, pensando que ellos solos no son capaces de hacer las cosas, cada vez preguntarán más dudas y les será más difícil hacerse cargo de sus tareas.

Los padres no deben hacer los deberes de sus hijos, ya que ellos no aprenderán nada si no piensan por si mismos, y si no les dejamos cometer errores.

Además es evidente que en el colegio la maestra se dará cuenta de que el trabajo realizado no ha sido hecho por el niño.

deberes5

Consejos para realizar los deberes con tus hijos

  • Entender que es un refuerzo para el aprendizaje
  • Es una ocasión para aprender a trabajar de manera autónoma.
  • No presionar al niño con los deberes
  • Potenciar su autoestima
  • Establece una rutina
  • Fijar un momento del día
  • Establecer un tiempo determinado, y no estar toda la tarde
  • Fomenta su autonomía
  • Acompañar al niño mientras realiza la tarea
  • Utilizar el refuerzo positivo
  • Ayuda a crear un hábito de estudio
  • Revisar los deberes hechos
  • Hablar de los deberes siempre como positivos

Los deberes y la neurociencia

El cerebro está diseñado para aprender, la rutina, la curiosidad y la novedad, son los grandes aliados del cerebro en su aprendizaje.

Los humanos aprendemos por imitación y por repetición. Los bebés de pocas semanas ya son capaces de imitar gestos, y cuando un bebé está aprendiendo una habilidad nueva, la repite una y otra vez hasta que lo consigue.

En la etapa escolar es necesario repetir, ejercitar lo aprendido para consolidar el aprendizaje. También el cerebro necesita reposo y tiempo, para analizar y procesar la información que recibe y consolidar los conceptos y habilidades nuevas.

Además el cerebro inmaduro, como el de nuestros hijos,  necesitan una guía que le ayude a analizar esta información. El cerebro está diseñado para aprender, pero para aprender bien necesita ayuda. Para ello el cerebro necesita organizar, secuenciar y repetir los procesos de aprendizaje. La mejor forma de aprender es la repetición de conceptos una y otra vez hasta conseguir consolidarlos.

El aprendizaje escolar debe estar dirigido a conseguir un desarrollo personal pleno, niños que de adultos sean generadores de nuevos conocimientos, enriqueciendo así a la sociedad a la que pertenecen.