Razones por las que limitar el uso de aparatos electrónicos a niños menores de 12 años

Por Rocío Chacón Gómez de SerPadres

 image for Razones por las que limitar el uso de aparatos electrónicos a niños menores de 12 años

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es probable que tu hijo tenga al alcance un móvil, computadora o tablet, sin embargo este tipo de aparatos electrónicos no son recomendados para niños menores de 12 años.

De acuerdo con Niddal Ezzy, médico del Hospital de Pedriatría en Jalisco, la luz que emiten estos dispositivos alteran el ciclo del sueño en los pequeños, así lo mencionó en un artículo de El Universal. 

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría establecen que si tienes un hijo de 0 a 2 años, por ningún motivo deberías ofrecerle el contacto con la tecnología, si va de los 3 a 5 años déjale que la use por una hora y de 6 a 18 años hasta dos horas por día.

Por estas razones no deberían utilizarse:

1.Problemas de aprendizaje

La especialista Cris Rowan explica que entre los 0 a 2 años el cerebro de un niño se triplica, y continúa su proceso de desarrollo hasta que alcanza los 21.

Una manera de enseñar disciplina con amor es evitar el uso de la tecnología pues se asocia a déficit de atención, problemas de aprendizaje, rabietas y aumento de la impulsividad, según dice la experta.

2. Retraso en el desarrollo

Cuando un niño agarra un aparato tecnológico, tiende a sentarse. Al restringir el movimiento retrasa su desarrollo, afecta su alfabetización y el rendimiento para aprender.

3. Promueve la obesidad

El sobrepeso está asociado con una mala alimentación y escasa actividad física. La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que los niños no tienen la facilidad de elegir lo que comen. Asimismo, tienen la capacidad limitada para entender las consecuencias en el futuro.

Cuando tu hijo está inmerso en los videojuegos o la televisión durante horas, tiene hasta un 30% más de posibilidades de aumentar de peso y padecer diabetes.

4. Problemas al dormir

Rowan indica que el 60% de los padres de familia no supervisan el uso de tecnología de sus hijos, y que el 75% permiten que la tengan en sus habitaciones.

5. Más agresivos

Que tu tarea al educar en valores no se vea perjudicada por esta causa. La exposición a contenidos violentos provocará que tu hijo se vuelva agresivo. En estos aparatos encontrará videos con sexo explícito, peleas o agresiones.

 6. Disminución en la concentración

Estar pendiente de redes sociales, series de televisión o  videojuegos favoritos, hará que los niños pierdan su concentración.

 7. Adicción

El ejemplo comienza de casa. Si deseas que tu hijo no se convierta en un adicto a la tecnología, no le des méritos. Dedícale tiempo pues si nota que no le pones atención se unirá a su dispositivo. El vínculo será fuerte.

7 tips para evitar que tus hijos abusen de los videojuegos

 Por: Ser Padres

image for 7 <i>tips</i> para evitar que tus hijos abusen de los videojuegos

Discutir con nuestros hijos para que dejen por un rato los videojuegos o dediquen tiempo a otras actividades se ha convertido en rutina diaria en muchas casas. No solo tienen muchas dificultades para controlar el tiempo que dedican a este hobby, sino que frecuentemente deriva en berrinches y pataletas. Y, en algunas ocasiones, nuestros hijos responden de manera agresiva.

Palo Alto Medical Foundation ha recopilado una serie de datos preocupantes, como por ejemplo, que los jóvenes dedican cerca de 7 horas y media a entretenimiento audiovisual (TV, ordenador, videojuegos…); o que existe una relación entre jugar a videojuegos y el desarrollo de comportamientos violentos. Asimismo, CNN México se hizo eco de un estudio publicado por Pediatrics, que afirma que los niños que dedican más de 2 horas diarias a la PlayStation y demás tienen 67% más de posibilidades de desarrollar problemas de atención.

A continuación, te damos 7 estrategias para que puedas limitar el tiempo que tus hijos dedican a los videojuegos:

  1. Déjale jugar durante una semana y anota las horas que dedica. Al final de la semana siéntate con él, y hazle saber de manera sencilla y directa las horas que ha perdido, y que podría haber dedidaco a otra actividad.
  2. Establece un horario y reglas. Repítelas siempre antes de que empiece a jugar. Por ejemplo, pacta que pueda jugar 30 minutos cada día, siempre y cuando haya terminado los deberes.
  3. Hacer que entiendan las expectativas. Si no cumple lo establecido, dale una advertencia y explique qué le sucederá si continúa actuando así. Por ejemplo, si se niega a apagar la PlayStation, dile: “Si no está apagada en 30 segundos, perderás el privilegio de jugar mañana”.
  4. Propón alternativas. Lleva a tu hijo y sus amigos a realizar actividades al aire libre. Es una opción que le hará la competencia a pasar la tarde en casa frente al ordenador y estimulará sus habilidades socialización, que disminuyen con el uso abusivo de la consola.
  5. Dile a tu hijo que te enseñe un videojuego y juega con él. De esta manera, conocerás más sobre la actitud que tiene cuando juega: si es tranquilo, si es competitivo, si es agresivo, si se lo toma realmente en serio… Así podrás detectar a tiempo si tu pequeño tiene un problema serio, como no poder distinguir entre realidad y ficción. Por otro lado, tu hijo escuchará más lo que tengas que decir acerca de la Xbox.
  6. Quítale su videojuego más preciado. Averigüe cuál es su videojuego favorito (probablemente Minecraft) y dile que si juega más de lo acordado, se lo vas a quitar. Deberás indicar por cuánto tiempo se lo quitarás, sea por unos minutos o una hora. Esto puede funcionar bien con niños pequeños.
  7. Presta atención a la clasificación del juego y a la descripción de contenidos. No compres ni permitas que tu hijo se entretenga con un juego clasificado para niños más mayores o cuyo contenido haya sido categorizado como violento.

Finalmente, siempre elogie el buen comportamiento para animarlo a que lo repita.

No al uso de móviles antes de los 14 años, según Bill Gates

por guiainfantil

Restricciones sobre el uso de los smartphone para niños

Se reabre el debate sobre el uso cada vez más temprano de los smartphone por los niños, con esa ultima alerta del fundador de Microsoft, Bill Gates. Antes de los 14 años de edad, los niños no deberían tener smartphone. Esa recomendación la sigue él en su propia casa, restringiendo el tiempo de uso de móviles a sus hijos.

Evitar móviles antes de los 14 años de edad

En una reciente entrevista a un periódico británico, el fundador de Microsoft, Bill Gates, ha revelado la estratégia que siempre ha utilizado con sus hijos Jennifer, Rory y Phoebe, 20, 17 y 14 años de edad, respectivamente. Aunque se declare un fan de los smartphone, ele adoptó rigurosas restricciones cuanto a utilización de esos dispositivos por sus hijos:

– No se utiliza móviles en la mesa, durante las comidas.

– No se ha comprado móviles a los hijos antes de sus 14 años de edad, pese a que ellos se han quejado de que los amigos los tenían.

– Se limita el tiempo en que los hijos pasan delante de las pantallas.

– Se busca utilizar el móvil para ayudar en los deberes de casa

– Se utiliza el móvil para contactar con los amigos

– Se queda atento a los excesos

Aunque sea considerado un magnate de la tecnología, Bill Gates ha preferido educar de forma más tradicional a sus hijos y ser más atento en ese sentido. Según él, es necesario tener cierto control sobre el uso que ejercen los niños a los móviles, para que no conviertan en adictos a esos aparatos.

Consejos para que los niños hagan uso responsable de los móviles

Aparte de las reglas que utiliza Bill Gates en su casa, existen otros consejos de psicólogos y expertos en el manejo de smartphone, que también pueden ayudar a los padres a evitar que sus hijos tengan problemas como la adicción:

– Evitar el uso del móvil durante las horas de estudio.

– No permitir el uso de esos aparatos durante la hora de la comida.

– Controlar las aplicaciones que utilizan los hijos. Que sean adecuadas a su edad.

– Establecer un tiempo máximo para el uso del smartphone

– Evitar usar móviles, tablets u ordenador, antes de ir a dormir. Evitarlo por lo menos dos horas antes de ir a la cama.

– Evitar cargar el aparato dentro de la habitación

– Charlar y repetir, cuando haga falta, sobre las normas de privacidad y seguridad.