3 peligros de consentir demasiado a tu hijo

Por Rocío Chacón Gómez. SerPadres.com

 

¿Constamente le compras a tu hijo todo lo que pide? ¿Le permites que haga lo que quiera?

“Máma, hoy no me voy a bañar”, “quiero ver televisión toda la tarde”, “me compras….”, esas son algunas de las peticiones o consentimientos que suelen cumplir los padres a sus hijos. Aparentemente parecen pequeños detalles con los que te evitas escuchar llanto, presenciar rabietas y hasta pasar vergüenzas frente a terceras personas.

Acceder a estas y otras solicitudes de tu hijo- aunque no parece- tiene más importancia en su desarrollo de lo que crees. Los especialista en psicología indican que “no frustrar a nuestros hijos es malcriarlos, propiciar a que sean unos consentidos”.

Una de ellas es la directora del Centro de Psicología Álava Reyes, quien no se explica cómo algunos pediatras le dicen a los padres que dejen a sus hijos comer y dormir todo lo que quieran, pues ella cree que es una manera educan hijos acostumbrados a tener a sus padres a sus “pies”, es decir, que si quieren algo, los papás corren a dárselo.

Peligros

1. Persona intolerante: “La frustración que siente tu hijo sobretodo de los dos a cuatro años por no obtener lo que quiere forma parte de su aprendizaje.”, indica Sergi Banús, psicólogo clínico infantil.

En tanto, el especialista te aconseja que si consientes a tu niño en todo lo que pide estarás formando una persona intolerante. En el futuro, él o ella no sabrán cómo esforzarse para lograr lo que quieren.

2. Adolescentes deprimidos: Según crezca el nivel de exigencia aumentará. Por ejemplo, de un simple juguete pasará al teléfono de última generación. Si él nota que no lo compras llegará a ser tan agresivo que no podrá manejar sus emociones. “Con esa actitud solo estarás criando adolescentes deprimidos”, dice Banús.

“Cuando se mima a un niño para evitar escuchar llanto, dolor y frustración, lo que se hace es condenarlo. Si los consentimos en todo no les estamos ayudando a crecer. Lo bueno en su desarrollo es que sean capaces de encontrar lo que quieren con sus propios recursos, que se esfuercen”, cree la terapeuta infantil Cristina García.

3. Ansiedad: El tenerlo todo, por ejemplo los juguetes no tiene tiempo para jugar con todos y lo que hace es perderse entre el montón. Según Alfonso Ladrón, psicólogo clínico infantil, en ciertos momentos debes crearle frustración a tu hijo para que pueda sobrevivir dentro de la sociedad.

¿Cómo reaccionar?

La psicóloga Susana de Cruylles indica que tu papá y tu mamá deben mostrarse de acuerdo ante la dedición que tomen. Nunca muestren inseguridad porque lo que provocan en tu niño es que no se vea forzado a cambiar su conducta e insistirá en convercer alguna de las partes.

Si tu hijo hace una rabieta debes:

1. No amenazarle, háblele con cariño.
2. No endurezcas tu cara manifestando enojo.
3. Mantén la serenidad.
4. Marca distancia física.
5. Dile que estás enfadada con su comportamiento pero, no con él.
6. Debes estar tranquila para que note que tienes sentimientos y que estás triste con su manera de actuar.

Cómo acabar con los miedos de tu pequeño

Escrito por Rebecca Felsenthal Stewart de Parents Magazine
image for Cómo acabar con los miedos de tu pequeño

Nosotros tenemos unos libros en el cuarto de mi hijo Noah, de 2 años y medio, que él me pidió que los devolvieramos a la librería. Estos son todos aquellos que tengan un personaje que le da miedo, sea un animal, una bruja o un monstruo.

A los niños pequeños (toddler) les asusta todo aquello que perciban como un atentado contra su seguridad, como ruidos fuertes o los perros. Esta ansiedad, casi siempre se va cuando ganan más confianza en sí mismos e independencia. Pero otros son creados por su imaginación cuando llegan a los dos años. “Para tenerle miedo a un monstruo, tienes que evocar algo que realmente no está ahí”, dice la doctora Donna B. Pincus, directora del programa Child and Adolescent Fear and Anxiety Treatment Program de Universidad de Boston y autora del libro Growing Up Brave. Ayúdalo a combatir sus miedos de esta forma.

 

Truenos
Un ruido alto e impredecible puede resultar impresionante para un niño. Cuando le cambie la cara al escuchar el trueno, dile, “sonó como un gran estruendo, ¿verdad? A mí me hizo saltar”. Explícale que las tormentas son nomarles, que hay días soleados y otros de lluvia. Para prepararse para el próximo haz un “baile del trueno”, para que lo asocie con un juego, no con algo que le produzca ansiedad. Esto sugiere la psicóloga infantil Lawrence Cohen, autora del libro The Opposite of Worry. Cuando vuelva a ocurrir abrázalo y llévalo cerca de una ventana para que vea lo que está pasando.

 

Perros
Es normal que tu niño se asuste cuando vea al perro del vecino. El perro puede lamerlo o ladrarle. Déjale saber que con estos gestos, los perros están tratando de ser amistosos. Pregúntale al dueño si lo puede acariciar. Luego enséñale a tu pequeño a entablar confianza antes de que le toque la cabeza al animal. Deja que el perro te huela la mano primero y luego ve demostrándole a tu hijo cómo hacerlo. Se paciente.

 

Hora del baño
Muchos niños pequeños se asustan en la bañera o tina, porque tienen la preocupación de que se pueden ir junto con el agua por la tubería. Para evitar esto, llena la bañera con una o dos pulgadas de agua y déjalo jugar con algunos juguetes especialmente diseñados para el agua. Muéstrale que los juguestes no se van por la tubería. Algunos se asustan si les cae jabón en la cara, busca la manera de enjugarle el pelo y secarlo con la toalla rápidamente. Usa burbujas, juguetes o libros para a prueba de agua. “Cuando tu pequeño está haciendo algo creativo, se distrae de los miedos”, explica Cohen.

 

Disfraces enormes de personajes
Aunque pienses que tu niño se emocionará al ver a Mickey o a Minnie Mouse en persona, puede ser que le de miedo cuando los vea. La vestimenta puede intimidarlos, expecialmente porque sus brazos y partes del cuerpo puede lucir gigantes. “Las expresiones de estos muñecos no cambian, eso puede causar confusión o estrés en un niño”, dice la doctora Pincus. Si usted está usando el disfraz, quítese la máscara y explíquele es solo un traje. Si está en un lugar público salude a la persona que está usando el disfraz con una palpada en el aire y pregúntele a su niño si lo quiere saludar.

Criaturas nocturnas
No te sorprendas si no se quiere dormir, porque tiene miedo a quedarse solo en su cuarto que está oscuro. “Los fantasmas y los monstruos pueden parecer muy reales para ellos”, dice la psicóloga Cohen. Una luz de noche (night light) puede ser muy buena porque da luz al cuarto y lo hace un lugar más seguro. Asimismo, una sábana o un muñeco que le guste. Procura crearle una rutina antes de dormir; leer libros, cantar y abrazarlo lo audará a relajarse.

¿POR QUÉ VENIR A PARQUE AVENTURA?

Cada vez existen menos lugares donde los niños puedan desarrollar sus destrezas motrices, ya que la inseguridad en espacios públicos es muy grande, las casas son cada vez más pequeñas y los niños no tienen mucho espacio para moverse y jugar. Adicionalmente el exceso de la televisión y los juegos de vídeo también representan un gran obstáculo para que niños adquieran y desarrollen sus habilidades y destrezas a nivel motor.

Leer más “¿POR QUÉ VENIR A PARQUE AVENTURA?”